Didgeridoo

Vibración Medicina de la mano de nuestro invitado de honor, Mario, durante las ceremonias de Ayahuasca.



Instrumento aborigen australiano, de viento, utilizado por los pueblos originarios de ese continente, des de tiempos ancestrales (se sabe que tiene más de 2.000 años, pero los pueblos aborígenes hablan de más de 40.000 años de antigüedad).  

Una de sus particularidades es que se puede tocar durante un tiempo ilimitado mediante una técnica denominada respiración circular, que consiste en mantener continuamente una cierta presión de aire en la boca, inhalando aire por las fosas nasales. 

Las connotaciones arcaicas y el sonido característico del didyeridú lo convierten en un instrumento óptimo para la musicoterapia, tanto para el que toca -que puede utilizarlo como instrumento para guiar sus meditaciones, al tener que observar constantemente el sistema respiratorio-, como para el que escucha, y pueden inducir a estados de relajación profunda.

El didgeridoo produce un tono fundamental bajo y una gran variedad de armónicos, en un sonido a menudo muy similar al acorde de voz de los monjes tibetanos. 

Además es un medio de sanación que les permitirá entrar en otros estados de conciencia ya que tiene el potencial para producir una gama de frecuencias que llegan al rango terapéutico de ultra sonido. 

Así, y junto a la medicina Ayahuasca, este regalo musical nos brinda durante la ceremonia un espectro vibracional que nos ayuda a entrar en trance y nos guía hacia lugares remotos dentro de nosotr@s mism@s. 


¡Crea tu página web gratis!